Viernes, Junio 5, 2020 - 9:51am

Salud Pública de Madison y el Condado de Dane está haciendo una modificación a su orden existente de salud pública después de recibir esta semana una carta de 17 páginas de un bufete de abogados con sede en Washington D.C. que fue contratado por la Diócesis Católica de Madison. La modificación implica que las iglesias que deseen celebrar servicios pueden hacerlo hasta el 25% de su capacidad. La orden anterior – puesta en marcha para reducir el riesgo de que un brote de COVID-19 ocurra donde la gente se reúne – permitía a las iglesias tener tantos servicios como quisieran, pero les pedía que se limitaran a 50 feligreses por servicio.

"Las necesidades básicas –alimentos, vivienda y ropa– tienen una demanda extremadamente alta en nuestra comunidad dada la pandemia actual, por lo que es difícil imaginar que el mejor uso de los dólares de los feligreses o contribuyentes ahora mismo se haga en un tribunal", dijo el ejecutivo del condado Joe Parisi. “Aunque la petición del Obispo Católico de Madison plantea un zona jurídica indeterminada, la ciencia de la salud pública es bastante clara en este caso: El COVID-19 está aquí, infectando a más personas cada día, y minimizar el contacto en grupos grandes es un método increíblemente eficaz para mantenerse sano", añadió Parisi.

A fecha del viernes 5 de junio, el condado de Dane está aproximándose a los 800 casos positivos de COVID-19, y el estado de Wisconsin pronto pasará la barrera de los 20,000 casos. Más de 1,000 personas en los Estados Unidos murieron de COVID-19 solamente ayer.

Parisi señaló que evitar gastar decenas de miles de dólares en costosos procedimientos judiciales permitirá al Condado continuar su trabajo de cubrir las necesidades básicas de las familias afectadas por el COVID-19 y los impactos que el virus ha tenido en la economía. En las últimas semanas, el Condado ha invertido $6 millones en despensas de alimentos de emergencia a nivel local y por lo menos $4.5 millones más para proporcionar hoteles y viviendas a más de 420 personas sin hogar desde el inicio del brote de COVID-19.

“Salud Pública de Madison y el Condado de Dane se mantiene firme en sus esfuerzos por proteger al público, contener el virus y hacerlo de una manera neutral e imparcial, con la salud y la seguridad de todos los residentes del Condado de Dane como máxima prioridad”, dijo Janel Heinrich, Directora de Salud Pública de Madison y el Condado de Dane. "Estas órdenes se emitieron por una razón: Estamos en medio de una emergencia de salud pública y vamos a hacer todo lo posible para reducir el riesgo de infección pública", añadió.

Salud Pública de Madison y el Condado de Dane recomienda encarecidamente que las organizaciones religiosas y espirituales continúen proporcionando servicios virtuales al tratarse de la práctica más segura y recomendada. 

“La intención de esta orden era reducir el riesgo de que se produzca un brote de COVID-19 en las iglesias, lo cual podría abrumar rápidamente el rastreo de contactos de salud pública y nuestros sistemas de salud”, dijo la alcaldesa de Madison Satya Rhodes-Conway. “Estoy agradecida por el número de denominaciones religiosas que están siendo conscientes del riesgo de congregar a grupos numerosos en espacios cerrados en este momento”, agregó la alcaldesa.

Bajo la Orden de emergencia #4 que entra en vigor de inmediato, el Condado de Dane permanece en la fase 1 del plan Forward Dane. La Orden #4 hace una aclaración con respecto a los servicios religiosos. Los servicios religiosos ya no se clasificarán como una "reunión de masas". Todas las restricciones aplicables a las empresas seguirán aplicándose a los servicios religiosos. Estas restricciones incluyen limitar la capacidad al 25% de los niveles de capacidad aprobados y desarrollar e implementar políticas y procedimientos escritos de higiene, limpieza y medidas de protección.

En la Orden, las reuniones masivas continúan limitándose a 50 personas porque ofrecen más oportunidades para el contacto persona a persona y por lo tanto plantean un mayor riesgo de transmisión de COVID-19. El propósito de una reunión masiva es atraer a un gran número de individuos a un solo lugar y provoca que muchos individuos lleguen, asistan y salgan aproximadamente al mismo tiempo. Esto aumenta las oportunidades de propagación del virus.

Contactos

Categoría: 
Health & Safety
Etiquetas: 
COVID-19