Martes, March 31, 2020 - 12:55pm

Madison Está Solicitando a un Juzgado Federal que Posponga las Elecciones o que Considere el Voto por Correo.

Todos los estados en los que hay elecciones programadas en medio de la eclosión del COVID-19 han decidido posponerlas, todos menos Wisconsin, lo que hace que nuestro estado sea un caso singular y no en un buen sentido.

El pasado viernes, el gobernador Evers solicitó que se les enviaran boletas de voto por correo a todos los votantes. Scott Fitzgerald, el líder del grupo mayoritario en el senado, calificó la idea de “fantasía total”, pero es, sin duda, la forma correcta de continuar con el proceso.

Los científicos y especialistas del Centro de Estudios Aplicados de Población comparten mi preocupación de que un voto en persona el 7 de abril supone un riesgo considerable para los esfuerzos de controlar la transmisión del virus.

“Dada la velocidad actual del contagio del COVID-19 en Madison, en el condado de Dane y el estado de Wisconsin pensamos inequívocamente que pedirles a los votantes que asistan a votar en persona, como se hace de forma habitual, es un riesgo inaceptable para los votantes, los trabajadores de las mesas electorales y el público en general”. Además, “los lugares de votación son, por defecto, espacios de contacto frecuente, lo que implica que habrá muchas personas muy próximas unas a otras y todas ellas estarán tocando los mismos objetos a lo largo del día”.

Debido a la urgencia de estas preocupaciones, la ciudad de Madison presentó una memoria en el Juzgado Federal en la que se solicita al juez que posponga las elecciones por al menos 3 semanas y que permita que los representantes elegidos permanezcan en su cargo hasta que sus sucesores sean elegidos, y que además se considere emitir una orden para que las elecciones se lleven a cabo exclusivamente por correo. Esta cuestión se ha llevado a un juzgado a nivel federal esta semana por medio de dos demandas consolidadas ante el juez William M. Conley, Juzgado de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito Occidental de Wisconsin.

Con todas las pruebas de que dispongo, mi conclusión es que la mejor manera, quizás la única posible, de tener unas elecciones justas y seguras es posponerlas.

Seguridad el día de las elecciones:
En este periodo de incertidumbre, una de mis mayores prioridades de las últimas semanas ha sido asegurar que las elecciones del 7 de abril sean justas, accesible y seguras. El Secretario Municipal ha procesado unas 70,000 solicitudes de voto por correo, lo que es una absoluta proeza.

Al mismo tiempo, el personal de la ciudad ha estado trabajando sin descanso para prepararse para unas elecciones en persona y para que sean seguras. Los planes que han creado para que tanto los trabajadores de las mesas electorales como los votantes estén a salvo el día de las elecciones son impresionantes. El personal está buscando, e incluso fabricando, pantallas de plástico para la cara y barreras de plexiglás para proteger las interacciones directas entre trabajadores y votantes. El plan es realizar una votación desde la calle en la medida de lo posible y que en cada lugar en que haya votaciones haya suministros de desinfectante de manos, líquido desinfectante y guantes. El día de las elecciones se intentará mantener al menos 6 pies (2 metros) de distancia entre votantes y trabajadores.

Incluso así, aún quedan muchos retos. Necesitamos 1,500 trabajadores para las mesas electorales para que controlen todo el proceso de la votación del 7 de abril. Hasta el día de hoy, más de 1,000 trabajadores voluntarios de las mesas electorales han cancelado su participación. Comprendo perfectamente las razones; muchos de ellos son personas mayores a quienes se les está pidiendo que se queden en casa. Estamos trabajando para reclutar nuevos voluntarios, y ciertamente debemos centrarnos en una población de entre 20 y 50 años, el rango de edad con las mayores tasas de resultados positivos en las pruebas del COVID-19. Además, hemos recibido noticias del cierre de algunos lugares donde se iban a realizar las votaciones. Ahora mismo disponemos de 66 lugares para votar, de los 92 que había en un principio. La única solución en este momento es combinar varios distritos electorales en un mismo lugar, lo que implicaría una mayor concentración de personas y mayores problemas para cumplir con el distanciamiento social.

Puede mantenerse al día al respecto de los cambios en los lugares de votación aquí.

Acceso y justicia en el voto por correo:
La mejor opción para ayudar a reducir la velocidad de expansión del COVID-19 es enviar a cada votante la boleta de voto por correo. Sin embargo, considero que es imposible lograr unas elecciones justas y accesibles y que sean completamente por correo para el 7 de abril. Es necesario disponer de más tiempo para coordinar la logística de una votación sólo por correo. Además, esto sobrecargaría aún más al personal de la Oficina del Secretario que ya ha sufrido una presión enorme y se encuentra un paso más allá del agotamiento.

La Oficina del Secretario tenía la expectativa de recibir 6,000 u 8,000 solicitudes de voto por correo esta primavera. Hasta ahora, ya han enviado 70,000. Ha sido un reto encontrar suficientes sobres y etiquetas de correo para las boletas. Han estado trabajando de 90 a 110 horas a las semana para poder procesar esta cantidad de solicitudes, casi sin dormir y poniendo en riesgo su propio sistema inmunológico en todo este proceso. Con el calendario actual, es imposible producir decenas de miles de boletas de voto adicionales.

Otra duda que cabe es la de la equidad y justicia de llevar a cabo unas elecciones completamente por correo con las reglas y las limitaciones de tiempo actuales. La Oficina del Secretario de Madison ha recibido cada día cientos de llamadas telefónicas de votantes que están sufriendo para manejar el sistema en internet y que viven solos y no pueden conseguir un testigo que firme su boleta.

Pese a ser más seguras, unas elecciones completamente por correo presentan sus propios problemas logísticos y de accesibilidad que no se pueden resolver si no se dispone de más tiempo y recursos. Cambiar el método de votación sin cambiar la fecha no resuelve nuestros problemas.

Teniendo en cuenta todos estos factores, sólo puedo llegar a una conclusión: se deben posponer las elecciones del 7 de abril para mantener a las personas a salvo y para que las elecciones sean justas.

Contactos

Etiquetas: 
COVID-19